¿Quién quiere pizza? ¡Disfruta con estas deliciosas recetas de pizza cetogénica!

Cuando haces el cambio a una dieta keto, es difícil despedirte de ciertos alimentos. Para muchos, no hay nada mejor que una porción de pizza cubierta de queso fundido con deliciosa salsa de tomates.

Las buenas noticias son: no tienes por qué despedirte de la pizza, solo adaptarla un poco para conseguir una fantástica pizza cetogénica 🙂

Antes de ponernos con las manos en la masa, un par de consejos:

  • Al hacer la masa para pizza cetogénica, puede ayudar agregar un poquito de agua para suavizarla y facilitar la mezcla.
  • Si deseas una base ligeramente más crujiente, añade un poco de polvo de cáscara de psyllium en la mezcla.
  • Si eres entusiasta de las masas gruesas, asegúrate de que la mezcla tenga un grosor de unos 2 centímetros antes de meterla en el horno. Si eres un fanático de la masas delgada, con las cantidades indicadas puedes incluso hacer 2 pizzas en vez de una.
  • Compra una salsa de tomate baja en carbohidratos sin azúcar añadido o, incluso mejor, ¡haz la tuya propia! Hemos incluido una receta excepcional de salsa italiana.
  • Añade ingredientes a tu gusto: champiñones, pepperoni, jamón, espinacas, anchoas, extra de queso …

Pizza cetogénica 1: Una de Mozzarella!

Valores nutricionales estimados por porción (pizza dividida en 8 porciones)

Calorías – 250
Grasa – 19g
Proteína – 16g
Hidratos de carbono netos – 3.8g

Ingredientes

  • 300 gramos de mozzarella rallada para la base
  • 100 gramos de mozzarella para la cobertura
  • 150 gramos de harina de almendra
  • 1 cucharadita de cáscara de psyllium (opcional)
  • 4 cucharadas de queso crema
  • 2 huevos grandes
  • 100ml de salsa de tomate (ve más abajo si quieras hacer la tuya)
  • Una cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • Cualquier cobertura adicional

Método
Si quieres preparar tu propia salsa de tomate, empieza ahora (receta más abajo) y deja que se cocine a fuego lento mientras preparas la pizza.

  1. Precalienta el horno a 200°C
  2. Cubre una bandeja para hornear con papel de horno
  3. Combina los 300gr de mozzarella para la base con el queso crema.
  4. Cocina en el microondas durante 90 segundos para fundir ligeramente
  5. Agrega los huevos y mezcla bien. Puedes añadir un poco de agua hirviendo si es necesario para facilitar la mezcla
  6. Añade la harina de almendras poco a poco mientras continúas mezclando
  7. Saca la mezcla y colócala en la bandeja para hornear. Usa las manos mojadas para aplanar y dar forma a la mezcla al grosor deseado
  8. Haz algunos orificios con un tenedor o un palillo e insértalo en el horno durante 8-10 minutos.
  9. Retira la base del horno cuando esté dorada. A continuación unta la salsa de tomate sobre la base y rocía con chorrito de un buen aceite de oliva.
  10. Esparce la mozzarella rallada y el resto de ingredientes para la cobertura que hayas elegido
  11. Coloca nuevamente en el horno durante 6 – 8 minutos. ¡Presta atención y sácala cuando el queso empiece a dorarse!

Pizza cetogénica 2: una Express!

Valores nutricionales estimados por porción (pizza dividida en 8 porciones)
Calorías – 240
Grasa – 22g
Proteína – 7g
Hidratos de carbono netos – 3.2g

Ingredientes

  • 200 gramos de harina de almendra
  • 1 cucharadita de cáscara de psyllium (opcional)
  • 2 cucharadas de aceite de coco (mídelo en forma sólida, luego derrite en el microondas durante 20 segundos)
  • 2 huevos grandes
  • ½ cucharada de sal
  • 100 gramos de mozzarella
  • Salsa de tomate de 100 ml (ve a continuación si haces la tuya propia)
  • Una cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • Cualquier ingrediente adicional

Método

Si preparas tu propia salsa de tomate, sigue las instrucciones a continuación y deja que hierva a fuego lento.

  1. Precalienta el horno a 180 grados centígrados. Cubre una bandeja para hornear con papel de horno.
  2. Mezcla la harina de almendras, el aceite de coco, los huevos y la sal en un bol grande hasta formar la masa. Añade un poco de agua caliente si es necesario.
  3. Saca la mezcla y colócala en la bandeja para hornear. Usa las manos mojadas para aplanar y dar forma a la mezcla al grosor deseado.
  4. Haz algunos agujeros con un tenedor o un palillo.
  5. Insértala en el horno durante 12-15 minutos, o hasta que la base se vuelva dorada.
  6. Ralla la mozzarella y prepara las coberturas.
  7. Una vez que la base esté lista, esparce la salsa de tomate encima y agrega un poco de aceite de oliva.
  8. Espolvorea la mozzarella rallada y agrega los ingredientes adicionales.
  9. Vuelve a meterla en el horno durante 6 a 8 minutos.

Salsa Italiana de tomate

Ingredientes:

  • 200 gramos de tomates maduros pelados
  • 3 Cucharadas de aceite de oliva
  • Dos dientes de ajo (sin pelar)
  • 1 cucharadita de orégano
  • Hojas de albahaca (opcional)
  • ½ cucharadita de pimentón dulce
  • Sal y pimienta

Método

  1. Pon un cazo a fuego medio y vierte el aceite de oliva y los dientes de ajo con el aceite en frío para evitar que se quemen.
  2. Agrega los tomates y cocínalos hasta que empiecen a dorarse.
  3. Saca y pela los dientes de ajo. Vuelve a ponerlos en el cazo y tritúralo todo.
  4. Añade el orégano, las hojas de albahaca, el pimentón dulce y sazona con sal y pimienta.
  5. Deja cocer a fuego lento en un cazo durante mínimo 15 minutos, hasta que la salsa esté suave y espesa. Mi recomendación es que la dejes entre 30-40 minutos para que se reduzca cuanto más mejor.

Recuerda que una porción de pizzas baja en carbohidratos es mucho más densa que sus equivalentes altas en carbohidratos. Por lo que te saciarás con mucha menos cantidad 😉

Ahora no queda nada más que hacer que sentarte y disfrutar de una sabrosa pizza sin culpa!

Deja un comentario