Crackers low carb orgánicos Natural

4,07 (IVA incluido)

Crujientes crakers artesanos de linaza. Libres de lactosa, gluten, azúcar, colorantes y potenciadores de sabor.

Contenido: 60 gr

Certificado Bio EU

15 disponibles

Quantity
Categoría:

Con los cracker sin gluten de Biobites las posibilidades son infinitas. ¿Quieres algunas ideas rápidas?

  • Queso cottage / pepinillo / salmón ahumado/ eneldo
  • Rodajas de huevo duro / alcaparras / aceite de oliva / cúrcuma
  • Mozzarella fresca / pepino / salmón ahumado / cebollino
  • Aceite de oliva / queso cottage / jamón ibérico / rúcula
  • Ghee de coco / queso curado / arándanos / coco laminado

Los crackers de linaza de Biobites se preparan de acuerdo con el principio del rawfood. Esto significa que se secan a una temperatura de 46°C en un proceso de hasta 30 horas.

Como resultado, la mayoría de las vitaminas y minerales, así como las enzima se conservan, lo que los convierte en un alimento increíblemente saludable.

 

Ingredientes
linaza * 69%, semillas de girasol *, sal marina celta *
*de origen ecológico.

Alérgenos puede contener trazas de: nueces, semillas, mostaza y apio.

Valor nutricional por 100gr

Por 100 gKcal 337, KJ 1410,
Grasa 34.0 g
Grasa saturada 29.0 g
Hidratos de Carbono 12.0 g
Azúcar 7.7 g
Fibra 14.0 g
Proteína 3.7 g
sal <0.1

Simone van der Heide es la fundadora de Biobites. Durante años, sufrió diversas dolencias de salud y pronto, vinculó sus dolencias a la desnutrición.

Tras haber trabajado durante años en la industria de hostelería y restauración y haber llevado una vida estresante e irregular con un montón de comida basura, no era de extrañar que se sintiera así.

El camino de regreso no fue fácil, pero entró en contacto con varias tendencias, como macrobiótica y ayurveda.

Estos descubrimientos le inspiraron tanto que hizo de ello su profesión y fundó la marca Biobites en 2012.

Con Biobites, Simone quiere contribuir a una mayor conciencia de una dieta saludable y a cambiar la idea generalizada de que sano es sinónimo de insulso.

Una de las formas más puras de nutrición que Simone encontró en su búsqueda es Raw Food, donde el alimento conserva sus nutrientes.

Debido a que ella misma no podía ni quería comer más pan, experimentó con la producción de crackers y galletas raw.

El resultado no sólo le gustó a ella, sino también a su entorno, así que decidió darle forma profesional.

El equipo

La producción de crackers y galletas raw es un proceso largo y laborioso.

Ambos productos se elaboran a mano y de forma completamente artesanal. Tras 24 horas de secado a baja temperatura, se envasan también a mano.

Todo el proceso de producción tiene lugar en Heerlen, en el sur de los Países Bajos.

Simone ahora trabaja junto con un equipo de 13 personas para poder suministrar el flujo cada vez mayor de nuevos clientes.