Como saber si la dieta cetogénica es adecuada para ti

Antes de lanzarte de cabeza a probar cualquier dieta, debes indagar un poco para entender sus implicaciones. Conocer sus bases, ventajas, desventajas, etc para poder elegir si es lo que buscas. Lo que le ha funcionado a alguna persona de tu entorno no tiene por qué ser necesariamente la mejor opción para ti.

Qué es la dieta cetogénica y cómo funciona

La dieta cetogénica o keto, del inglés ketogenic, es una dieta alta en grasas saludables, moderada en proteína y muy baja en carbohidratos. Ésta debe conducir a tu cuerpo a un estado metabólico llamado cetosis, el cual aumenta su capacidad para quemar grasa.

En ausencia de carbohidratos, el hígado toma ácidos grasos y los convierte en cetonas como fuentes de energía.

En otras palabras: en lugar de quemar carbohidratos para convertirlos en energía, el cuerpo quema grasa.

¿Qué podré comer si sigo una dieta cetogénica?

La dieta cetogénica es una dieta con una relación calórica de grasas, proteínas y carbohidratos dentro de los siguientes rangos: 60-75% grasas, 15-30% proteínas y 5-10% carbohidratos.

Desde Keto and Me, promovemos el consumo de alimento de fuentes naturales y, además, recomendamos que estos sean de origen orgánico en la medida de lo posible.

En esta entrada tienes una extensa lista de alimentos permitidos en la dieta cetogénica, pero te dejamos aquí unos cuantos a modo de ejemplo:

Grasas y aceites – Almendras, nueces de macadamia, aguacate, aceite de oliva, pescado azul, nueces pecanas, semillas de linaza.

Proteína – Recuerda que en la dieta cetogénica no se consume mucha proteína. Te recomendamos que ésta sea de fuentes ecológicas y sostenibles.

  • De origen animal: huevos de tipo 0 -gallinas criadas al aire libre con alimento ecológico-, carne alimentada con pasto siempre que sea posible, bacalao, atún.
  • De origen vegetal: tempeh, tofu, cacahuetes, mantequilla de almendras, semillas de cáñamo o champiñones, que aportan 4,25gr de proteína por cada 100gr.

Lácteos – por su contenido de carbohidratos, en general los productos lácteos pueden ser consumidos en una dieta keto. No obstante, aquí te dejamos un par de observaciones al respecto.

  • Sobre la leche: si todos los productos lácteos provienen de la leche, ¿por qué no recomendamos incluirla en una dieta keto? La respuesta es simple: 100ml de leche contienen 5gr de carbohidratos, de los cuales el 100% provienen de la lactosa, que es el azúcar de la leche. Existiendo alternativas como la leche de almendras, cuyo contenido es inferior a 1gr/100ml, consideramos que no merece la pena ingerir tan alta cantidad de carbohidratos en tan poca cantidad de producto.
  • Sobre el queso y la pérdida de peso: aunque el queso no tiene un alto contenido en carbohidratos, su aporte calórico sí es elevado, con rangos de 200 a 450 kcal por 100 gr. Debemos tener este dato en cuenta a la hora de consumirlo, especialmente si uno de nuestros propósitos es perder peso.

Vegetales – Como regla general, elige los que crecen en la superficie del suelo, especialmente vegetales de hojas/verdes.

La dieta cetogénica, ¿es para mi?

La dieta cetogénica es la indicada para ti si…

  • Odias contar calorías
    Uno de los aspectos más atractivos de la dieta cetogénica es que, genéricamente hablando, no te obliga a limitar tu consumo calórico. Cuando sabemos que podemos comer cuánto deseemos, solemos estresarnos menos por comer y automáticamente se reduce el consumo de calorías.
  • No soportas pasar hambre
    Dado que la mayoría de calorías vienen de la grasa, te sentirás más satisfech@ y estarás más llen@ por más tiempo.
  • Tienes poca energía
    Una de las ventajas más convincentes de una dieta cetogénica es que ayuda a la gente a disfrutar de un flujo constante de energía. Las dietas altas en carbohidratos provocan el típico bajón de después de comer, mientras que las dietas bajas en calorías provocan hambre y estrés. Con la dieta cetogénica, evitarás las subidas del nivel de azúcar en la sangre. En su estado adaptado a las grasas, tu cuerpo explotará las reservas de grasa para obtener energía cetónica en lugar de depender en azúcares o carbohidratos, asegurando que tengas un nivel de energía elevado y constante a los largo del día.
  • Quieres bajar de peso y mejorar tu salud
    La pérdida de peso y volumen es uno de los resultados visibles más rápidos. Estos resultados, además, perduran en el tiempo sin el típico efecto rebote.
  • Estás dispuest@ ha hacer cambios en tu estilo de vida
    Muchas personas se encuentran con problemas cuando periódicamente deciden hacer trampa zamparse una pizza o una caja de galletas. La diferencia entre la dieta cetogénica y la dieta baja en carbohidratos tradicional, radica en que no se trata sólo de comer sano en general. Es un cambio esencial en los hábitos alimenticios, los cuales se debe de mantener consistentemente para que funcione. Tu cuerpo necesitará cierto tiempo en entrar en estado de cetosis y empezar a quemar grasa como fuente de energía, habitualmente entre 24 horas y una semana dependiendo del metabolismo de la persona. De tu compromiso dependerán los resultados!
  • No tienes problemas con los alimentos altos en grasa
    Ya que los alimentos altos en grasa constituyen la base de la dieta cetogénica, tienes que estar seguro de que dichos alimentos sean adecuados para ti.
  • Si tienes baja tolerancia a alimentos altos en grasa o si estás teniendo fluctuaciones en los niveles de azúcar en la sangre, tienes antecedentes de cálculos biliares o algún otro problema médico, debes consultar con un especialista antes de empezar la dieta cetogénica.

Conclusión

La dieta cetogénica tiene sin duda muchos beneficios pero requiere de un compromiso serio por tu parte. No es una dieta milagro y requerirá predisposición por tu parte para realizar los cambios que te llevarán a conseguir la mejor versión de ti mism@.

Desde Keto and Me te animamos y acompañamos para que des ese primer paso 🙂

Deja un comentario