keto and me blog

Tanto si eres un aspirante a atleta olímpica o un adicta a la comida basura, eliminar el azúcar y los carbohidratos poco saludables de tu dieta es una decisión que mejorará tu calidad de vida. Para que tu cuerpo alcance el estado de cetosis tienes que decirle adiós a la gran mayoría de carbohidratos y mantener una dieta rica en grasas saludables.

Quizás puede parecer una decisión difícil, pero los beneficios harán que todo valga la pena cuando veas que puedes tener un físico infinitamente mejor y sentirte genial.

Tomar la decisión: las dietas altas en carbohidratos frente a las dietas bajas en carbohidratos y la dieta cetogéncia

Cuando sigues una dieta estándar basada en un alto consumo de carbohidratos, los niveles de azúcar en la sangre se elevan y descienden con cada ingesta de comida.

Cuando estos niveles bajan, también disminuye tu energía. Puedes notarlo especialmente por la tarde después de comer, cuando te sientes cansado y lo único que tu cuerpo te pide es hacer una siesta.

Si te preguntas por qué la gente consume tantos carbohidratos, entra en un supermercado convencional y observa cuáles son los productos de alimentación que dominan en las estanterías. En su gran mayoría son productos altamente procesados, endulzados con azúcares añadidos, saborizantes y conservantes artificiales.

Por suerte, hoy en día tienes mejores opciones a tu alcance. Opciones que te aportan un buen flujo de energía a lo largo del día en vez de provocar su decaimiento.
Opciones que eliminan esos intensos antojos de comida, permitiéndote a la vez quemar la grasa corporal.

Una dieta cetogénica implica:

En un estado de cetosis, haces que tu cuerpo pase hambre de carbohidratos. Tu cuerpo compensa esta situación al convertir las grasas en tu principal fuente de energía. La grasa se convierte en moléculas llamadas cetonas y cuando el número de cetonas en tu cuerpo se eleva por encima de un determinado nivel - alcanzas un estado de cetosis. ¡Y es aquí cuando la magia sucede!

En estado de cetosis, puedes perder peso rápidamente ya que tu cuerpo aprende a quemar grasa de manera más eficiente.
Notarás una mayor concentración a lo largo del día, ya que tus niveles de azúcar en la sangre no subirán y bajarán como una montaña rusa.
Tu apetito se vuelve más saludable - tus antojos de azúcar irán decreciendo hasta desaparecer

Cómo tomar mejores decisiones

Para aprovechar mejor las opciones saludables que tenemos disponibles, primero necesitas más información. Al leer sobre los beneficios de la alimentación baja en carbohidratos o de la dieta cetogénica te estás armando de más razones para hacer un cambio.

Tómate el tiempo de averiguar sobre diferentes ingredientes y los tipos de alimentos. Aprende a leer las etiquetas nutricionales. Infórmate sobre lo que le estás dando a tu cuerpo y prueba diferentes alimentos y recetas.

¿Los alimentos que tienes en tu cocina son orgánicos? Esto obviamente depende de tus prioridades. La gran mayoría de productos en un supermercado convencional suelen ser muy procesados, contienen ingredientes que no son naturales, además de saborizantes artificiales y conservantes para alargar las fechas de caducidad.

Por el contrario, lo alimentos orgánicos se producen de manera que no usan químicos, conservantes o cualquier otro ingrediente artificial. Si bien el apostar por lo orgánico no parece ser gran cosa ahora, tu cuerpo te lo agradecerá en el futuro.

Creatividad en la dieta cetogénica

Cuando la dieta cetogénica se volvió popular hace algunos años, mucha gente tiraba la toalla muy pronto, argumentando como principal razón el aburrimiento. No querían pasar sus vidas comiendo solamente carne, huevos y aguacates todos los días.

Desde entonces, ha habido muchos avances en recetas adaptadas a la dieta cetogénica, nuevos lanzamientos de productos y de ideas creativas. La dieta cetogénica puede ser divertida e interesante. Aunque hay muchas cosas innovadoras, estos son tres ejemplos de productos que siempre deberían estar en tu despensa:

*como almendras, nueces de macadamia, nueces pecanas, avellanas o cacahuetes.

Desde pizzas cetogénicas y pan ceto con harina de almendras, hasta hamburguesas y galletas de coco. Siempre hay una alternativa saludable baja en carbohidratos para satisfacer tus antojos y fortalecer tu salud.

Si te decides por cambiar tu estilo de vida hacia una alimentación keto o baja en carbohidratos, estaremos a tu lado en cada paso del proceso!

Te esperamos para compartir contigo:

Nos leemos.

Antes de lanzarte de cabeza a probar cualquier dieta, debes indagar un poco para entender sus implicaciones. Conocer sus bases, ventajas, desventajas, etc; para poder elegir si es lo que realmente buscas. Lo que le ha funcionado a alguna persona de tu entorno no tiene por qué ser necesariamente la mejor opción para ti.

Dieta cetogénica, qué es y cómo funciona

La dieta cetogénica o keto –del inglés ketogenic– es una dieta alta en grasas saludables, moderada en proteína y muy baja en carbohidratos. Ésta debe conducir a tu cuerpo a un estado metabólico llamado cetosis, el cual aumenta su capacidad para quemar grasa.

En ausencia de carbohidratos, el hígado toma ácidos grasos y los convierte en cetonas como fuentes de energía.

En otras palabras: en lugar de quemar carbohidratos para convertirlos en energía, el cuerpo quema oxida grasa.

¿Qué podré comer si sigo una dieta cetogénica?

La dieta cetogénica es una dieta con una relación calórica de grasas, proteínas y carbohidratos dentro de los siguientes rangos: 60-75% grasas, 15-30% proteínas y 5-10% carbohidratos.

Desde Keto and Me promovemos el consumo de alimentos de fuentes naturales y, además, recomendamos que estos sean de origen orgánico en la medida de lo posible.

En esta entrada tienes una extensa lista de alimentos permitidos en la dieta cetogénica, pero te dejamos aquí unos cuantos a modo de ejemplo:

Grasas y aceites – Almendras, nueces de macadamia, aguacate, aceite de oliva, pescado azul, nueces pecanas, semillas de linaza.

Proteína – Recuerda que en la dieta cetogénica no se consume mucha proteína. Te recomendamos que ésta sea de fuentes ecológicas y sostenibles.

Lácteos – por su contenido en carbohidratos, en general los productos lácteos pueden ser consumidos en una dieta keto. No obstante, aquí te dejamos un par de observaciones al respecto.

Sobre la leche 🥛: si todos los productos lácteos provienen de la leche, ¿por qué no recomendamos incluirla en una dieta keto?

La respuesta es simple: 100ml de leche contienen 5gr de carbohidratos, de los cuales el 100% provienen de la lactosa, que es el azúcar de la leche.

Existiendo alternativas como la leche de almendras, cuyo contenido es inferior a 1gr/100ml, consideramos que no merece la pena ingerir tan alta cantidad de carbohidratos en tan poca cantidad de producto.

Cuidado también con las bebidas vegetales. Hemos de ver que no contengan azúcar añadido.

Sobre el queso y la pérdida de peso: aunque el queso no tiene un alto contenido en carbohidratos, su aporte calórico sí es elevado, con rangos de 200 a 450 kcal por 100 gr.

Debemos tener este dato en cuenta a la hora de consumirlo, especialmente si uno de nuestros propósitos es perder peso.

Vegetales – Como regla general, elige los que crecen en la superficie del suelo, especialmente vegetales de hojas/verdes y de temporada.

La dieta cetogénica, ¿es para mi?

La dieta cetogénica es la indicada para ti si…

Las dietas altas en carbohidratos provocan el típico bajón de después de comer, mientras que las dietas bajas en calorías provocan hambre y estrés. Con la dieta cetogénica, evitarás las subidas del nivel de azúcar en la sangre.

En su estado adaptado a las grasas, tu cuerpo explotará las reservas de grasa para obtener energía cetónica en lugar de depender en azúcares o carbohidratos, asegurando que tengas un nivel de energía elevado y constante a los largo del día.

La diferencia entre la dieta cetogénica y la dieta baja en carbohidratos tradicional, radica en que no se trata sólo de comer sano en general.

Es un cambio esencial en los hábitos alimenticios, los cuales se debe de mantener consistentemente para que funcione. Tu cuerpo necesitará cierto tiempo en entrar en estado de cetosis y empezar a quemar grasa como fuente de energía, habitualmente entre 24 horas y una semana dependiendo del metabolismo de la persona.

¡De tu compromiso dependerán los resultados!

Si tienes baja tolerancia a alimentos altos en grasa, problemas biliares o si estás teniendo fluctuaciones en los niveles de azúcar en la sangre, tienes antecedentes de cálculos biliares o algún otro problema médico, debes consultar con un especialista antes de empezar la dieta cetogénica.

Conclusión

La dieta cetogénica tiene sin duda muchos beneficios, pero requiere de un compromiso serio por tu parte. No es una dieta milagro y requerirá predisposición por tu parte para realizar los cambios que te llevarán a conseguir la mejor versión de ti misma.

Desde Keto and Me te animamos y acompañamos para que des ese primer paso 🙂

Seguir una dieta o empezar un cambio de hábitos no tiene por qué ser complicado, pero lo último que necesitas cuando estás empezando una dieta keto es tener que estar continuamente cuestionado lo que puedes y no puedes comer.

Descárgate la Guía de Alimentos Keto + Menú Keto para 7 días [GRATIS] AQUÍ.

(más…)

Si ya has empezado con la dieta keto, te interesará conocer los errores típicos que debes evitar para que te funcione.

Algunos quizá los habrás escuchado. Otros no. Y pueden estar boicoteando tu entrada en cetosis y pérdida de peso. (más…)